El niño que siempre quería ganar (Cuento corto de valores)

Tomás era un chico al  que lo que más le gustaba en el mundo era ganar . Le encantaba ganar en lo que sea: fútbol, ​​cartas, videojuegos … todo. Como no podía soportar perder, se había convertido en un experto en todo tipo de trucos y engaños. Podía hacer trampas en casi todas las situaciones sin que se notara, e incluso en los videojuegos cuando jugaba, sólo hacía trampas. Él siempre podía ganar sin ser descubierto.

Ganó tantas veces que todo el mundo lo vio como el campeón. Por lo que casi nadie  quería jugar con él.

Imagen1

Sin embargo  tenía un vecino que se llamaba Nano y era más pequeño que él, que siempre se acercaba a Tomás para jugar a los videojuegos con él.

Nano nunca ganaba y Tomás no hacía más que ridiculizarle constantemente y burlarse de él. Nano por el  contrario nunca decía nada y seguía jugando con él día tras día.

Un día se celebró en su ciudad el campeonato Nacional de un videojuego al que Tomás siempre ganaba. Éste convencido de que quedaría campeón, decidió apuntarse al concurso. No hacía más que repetir a todos que en aquel campeonato podría competir con jugadores dignos de sí mismo.

Estaba dispuesto a demostrar todas sus habilidades con sus engaños en el torneo para lograr su objetivo, que era ser nombrado campeón nacional.

nino-travieso

Pero ninguna de sus trampas y trucos funcionó ya que los jueces que eran más listos que él y tenían más experiencia, se los pillaban todos, así que Tomás quedó muy pronto eliminado del concurso.

Tomás se sentía terriblemente avergonzado: él creía que era un buen jugador, pero sin sus trucos, no pudo vencer a un solo competidor.

Al finalizar el concurso anunciaron el nombre del ganador del torneo y curiosamente el campeón era su vecino Nano.

Ahora se sentía peor que antes, no entendía como aquel pequeño había ganado el concurso, así que fue a hablar con él.

emocionesparaimprimir7

– Nano ¿cómo has podido ganar a todos?

– Muy sencillo Tomás cada una de mis derrotas contigo me sirvió de aprendizaje

Tomás se dio cuenta que su amigo había sido mucho más inteligente que él, porque cada vez que Nano perdía, lo aprovechaba para aprender de ello y convertirse en un verdadero maestro.

A partir de entonces Tomás dejó de querer ganar a toda costa y cuando perdía aprovechaba para pensar donde había estado el error e intentar no volverlo a cometer de nuevo, además todos los demás niños volvieron a querer jugar con él.

niños-jugando-imagen

Aprendizaje ( Humildad, aprender de los errores, la constancia y el esfuerzo)

Anuncios

4 Respuestas a “El niño que siempre quería ganar (Cuento corto de valores)

  1. Me encanta este cuento!! Me viene muy bien para mi peque, que es tremendamente competitivo y sin tolerancia a la frustración! Muchas gracias por compartirlo!! Me encantan este tipo de cuentos con valores!! Besotes.

    • Muchas gracias, por compartir tu opinión. La tolerancia a la frustación se consigue con trabajo, estoy segura que tarde o temprano se quedará en una etapa.
      Un beso y buen día!

Te invito a dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s