Mi truco…”Cuando mis hijos, se pelean”

Colaboración

Todas las que tenemos más de un hijo, sabemos lo que es el típico día que no hacen sino pelearse entre ellos por cualquier tontería.

Este verano hubo un día en concreto, que me hubiera comido a los míos, incluso sin masticar. Os pongo en situación:

Típico día con prisas, que te surge todo a la vez, esa noche tenía cena con amigos en casa, por lo que además de la comida tenía que preparar la cena para 4 personas más, salir a comprar, sacar la ropa de la lavadora…El de correos que llama al timbre, el teléfono que no para de sonar, primero tu madre, luego tu hermano, tu suegra, tu otro hermano y el teleoperador de turno que intenta venderte algo por teléfono. La sensación es que todos confabulan y el universo se alinea para entorpecer lo que tienes que hacer.

Y mis queridos hijos, que eligen ese día para pelearse sin para por no se qué, sobre algo a lo que estaban jugando.

-Mamá que mi hermano me ha dicho..

-mamá que me ha hecho…

-mamá que  no me deja jugar a …,que me ha quitado…

-¡Buaaaa!, que me ha pegado

-tú empezaste

-Nó que fuiste tú…

Bueno todos conocemos estos diálogos.

Mi cabeza iba a estallar en cualquier momento, el corazón a mil. Entonces se me ocurre una  idea. Me voy a mi cuarto cojo un pañuelo, me acerco a ellos y les digo, con toda la calma de mundo…, tragando saliva, por no darles dos gritos y que me oyeran hasta en Canarias.

– Chicos darme cada uno una mano

Ato el pañuelo a ambas manos uniéndolos a ambos por las muñecas, obviamente sin hacerles daño. Y le digo:

– A partir de ahora y hasta que aprendáis  a resolver vuestro conflictos hablando y sin pelear vais a ir a todos los sitios así.

Pregunta de mi hijo.

¿Y para hacer pipí también?

– Sí, para todo os tenéis que poner de acuerdo.

Primero se lo tomaron a risa, lo veían como un juego, los dos desafiantes se reían y me decían:

– Va, ¿y que?

– Vale, pues me alegro de que no os importe.

A los cinco minutos ya se estaban peleando, porque cada uno quería hacer una cosas diferentes, pero a los 10 minutos, cuando se dieron cuenta de que o colaboraban el uno con el otro o terminaban la tarde en esa situación, empezaron a negociar.

Después de 30 min les pregunté que si habían aprendido la lección y el mayor me dijo que sí. No volví a oir ni un sólo grito en toda la tarde

Ahora cuando se pelean, les pregunto ¿Lo arregláis vosotros o el pañuelo?. Y hay calma al menos durante las 2 primeras horas.

Para mi ha sido una buena táctica.

Anuncios

Te invito a dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s